NECESITAMOS UN PRO QUE REPRESENTE A SUS VOTANTES

Desde Unión Republicana manifestamos nuestro más enérgico rechazo a la legalización del aborto aprobada por el Senado de la Nación, y en particular, al voto afirmativo de un grupo de legisladores de nuestro partido, Propuesta Republicana (PRO).


El pilar central del ideario del PRO es la defensa de las instituciones
republicanas, objetivo incompatible con el apoyo a un proyecto que
abiertamente CONTRADICE UNA NORMA DE RANGO CONSTITUCIONAL como la Convención de los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1989, a la que la República Argentina adhirió con la siguiente reserva: “se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad”.


Es contradictorio que representantes de un partido republicano hayan decidido ignorar una norma tan nítida, que además de integrar nuestra ley suprema se encuentra ratificada en el Código Civil y Comercial de la Nación promulgado en 2015, e inspiró la reciente “Ley de los 1.000 Días”, que reconoce a la concepción como el inicio de la vida humana.


El proyecto aprobado niega la patria potestad, autoriza el aborto hasta el noveno mes de embarazo, facilita que los violadores de menores evadan su responsabilidad penal, limita la objeción de conciencia de los médicos y obliga a los contribuyentes a pagar el desmembramiento o envenenamiento de seres humanos inocentes. Todas cláusulas que serían lógicas en un régimen como el Khmer Rouge camboyano, pero son impropias de una república democrática.


Ninguna ideología puede ser excusa para aprobar un proyecto de esta naturaleza, sobre todo en el caso de los legisladores que en campaña prometieron votar en sentido opuesto. Ello equivale a un fraude electoral que nadie debería avalar. Los votantes del PRO esperan que nuestro partido se oponga incondicionalmente al rumbo chavista del actual Gobierno, y no se sienten representados cuando nuestros legisladores felicitan al actual Presidente, amenazan con quemar templos religiosos, o impulsan proyectos de corte socialista como la Ley de Alquileres o la “Ley Yolanda”.


Necesitamos promover una agenda basada en la cultura del esfuerzo y el respeto irrestricto del estado de derecho. Desde Unión Republicana vamos a trabajar para derogar la aberrante ley sancionada esta semana, que nada tiene que ver con el sentir mayoritario de los votantes del PRO. Frente a un Gobierno que viene por todo y quiere transformarnos en Venezuela, no puede haber más lugar para la tibieza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp